MASAJE TIBETANO KU-ÑYE

El masaje tibetano, o Ku Nye, se encuadra dentro de las terapias externas que ofrece la Medicina Tradicional Tibetana para la prevención y curación de las enfermedades relacionadas con los desequilibrios de nuestro cuerpo físico y mental.

 

Como parte de un sistema médico holístico, este masaje busca el equilibrio de la mente y el cuerpo del paciente.

En nuestra sociedad actual, es una terapia indicada para aliviar el estrés diario, tanto físico, como emocional y psicológico, y ayudar en el camino de retorno al bienestar y a la salud plena.

 

Adscrito a la Medicina Tradicional Tibetana, es un método preventivo y curativo, que comparte los objetivos de longevidad, prosperidad y felicidad de este sistema médico milenario.

 

Desde la Medicina Tradicional Tibetana se contempla al ser humano como un ente formado por cuerpo y mente, caracterizado por una constitución propia formada por tres energías y cinco elementos.

 

Cuando el cuerpo y la mente están sanos estas tres energías y los cinco elementos se encuentran en un estado de armonía y equilibrio.

Desórdenes y desequilibrios para los que el masaje está especialmente indicado:

 

  • Desequilibrios relacionados con el estado emocional y la psicología: nerviosismo, angustia, estrés, insomnio, falta de aire, tristeza, sensación de vacío, miedo, sensaciones de inseguridad, sensación de pánico, falta de memoria, dolor emocional, etc.

  • Desequilibrios físicos generales: mareo, vértigo, visión borrosa, tos seca, asma, falta de voz, taquicardia, presión en el pecho, dolores cervicales, dolor de espalda, estreñimiento, etc.

  • Desequilibrios físicos de tipo crónico: dolor lumbar, cansancio generalizado, piedras en riñón, cistitis, problemas de colon, reuma, artritis, artrosis, problemas circulatorios y de articulaciones, etc.

 

El masaje tibetano, es por tanto, una terapia médica a nuestro alcance para recuperar nuestro equilibrio mental, nuestra salud física y mantener nuestro bienestar.