Respiración Diafragmática

La Respiración Diafragmática te permitirá relajar tu cuerpo y tu mente.

El simple hecho de respirar conscientemente constituye el elemento curativo más poderoso del cuerpo. Aprender a respirar correctamente y aprender al mismo tiempo a saber utilizar el poder de nuestros pensamientos en nuestro propio beneficio, son las actividades más importantes que puede aprender un ser humano.


1. LA IMPORTANCIA DE RESPIRAR

Se ha comprobado y estudiado que respirar es mucho más que llevar oxigeno a los pulmones y eliminar dióxido de carbono. Se trata de un proceso de suma importancia en la regulación fisiológica y metabólica del organismo.

La respiración es nuestra primera fuente de energía. Podemos estar varios días sin comer, beber o dormir, pero no sin respirar.


Cuando inspiramos o inhalamos oxigenamos las células del cuerpo y cuando expiramos o exhalamos generamos una ayuda para el drenaje linfático y desintoxicación del organismo.


Aunque pensemos que el hecho de respirar se realiza de forma inconsciente y automática, en realidad es el único proceso vital que podemos manipular o modificar a voluntad.


Al ser capaces de alterar el ritmo de la respiración, también estaremos alterando la composición de la sangre, ya que al llevar ésta mayor o menor cantidad de oxigeno al cerebro, estaremos propiciando diferentes reacciones físicas y psíquicas.

Actualmente vivimos con altos niveles de estrés y ansiedad como parte de nuestra vida y esto genera unos patrones alterados de respiración, gran activación y desgaste del organismo. Por eso es muy efectivo conocer maneras rápidas de relajarse y gestionar el estrés a través, en este caso, de la respiración diafragmática o abdominal.


2. RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Esta respiración es un sistema sencillo, fácil y natural que nos permite acceder de una forma segura a un estado de total RELAJACIÓN.



En la respiración abdominal, veremos como al inspirar, mientras desciende el diafragma, el abdomen se va hinchando, quedando la base de los pulmones llena de aire, a la vez que el masaje suave en el abdomen, provocado por el movimiento del diafragma, favorece el funcionamiento de sus órganos.


La respiración diafragmática lleva gran cantidad de aire a la zona baja de los pulmones, que es la que más capacidad tiene, por ello garantiza una mejor ventilación, captación de oxigeno y limpieza de los pulmones en la exhalación.


3. BENEFICIOS Y VENTAJAS DE LA RESPIRACIÓN DIAFRÁGMATICA

  • Activa la respuesta de relajación del organismo.

  • Lleva gran cantidad de oxigeno a los pulmones.

  • Ventila y limpia los pulmones.

  • Estimula la circulación y al corazón.

  • Masajea los órganos.

  • Ayuda al tránsito intestinal.

  •  Nos ayuda a disminuir la sobre-activación producida por el estrés y ansiedad, recobrando el equilibrio.

  • Aumenta nuestra vitalidad física, mental y emocional.

  • Ayuda a gestionar nuestras emociones.

  • Favorece procesos fisiológicos que propician la desactivación, la recuperación y la reparación del equilibrio homeostático del organismo, alterado por la actividad diaria.

  • Se puede dirigir y mejorar.


4. RECOMENDACIONES PARA EMPEZAR

  • Busca un momento en el día para practicar la respiración. Date ese permiso de estar contigo/a mismo/a. Basta con disponer de 10 minutos al día. Aunque por supuesto puedes utilizar esta respiración siempre que lo necesites para recobrar tu armonía interior.

  • Crear un espacio tranquilo, cómodo, sin interrupciones y silencioso. Si es posible con una iluminación tenue. Puedes poner música relajante como sonidos de la naturaleza, encender un vela o un poco de incienso que te guste y también puedes traer a la mente imágenes de bellos lugares como una playa atardeciendo o dejar que la música te lleve a ese lugar.

  • La temperatura debe ser agradable, ni muy fría ni muy calurosa.

  • Cuando estamos aprendiendo es recomendable acostarse boca arriba cómodamente, y más adelante practicarla sentados (con la espalda bien apoyada y recta), de pie, caminando… con la práctica podrás incorporar la respiración diafragmática a tu vida diaria.

  • Para que el diafragma se mueva es que físicamente pueda hacerlo, es decir, que disponga de recorrido para poder desplazarse: por eso desabróchate el cinturón, afloja la ropa o cualquier prenda que sientas ajustada.

  • Es muy eficaz colocar una mano encima del pecho y otra sobre el estómago. Cuando respires la mano que debe elevarse es la que está en el estómago, no la que está en el pecho. Aunque es posible que al final de la inspiración se eleve muy ligeramente. Utilizando las manos podemos tomar conciencia y centrarnos en nuestra respiración. Una vez que tengamos práctica podemos dejar de utilizarla las manos.

  • Siente como el aire entra por la nariz, como se llenan los pulmones, se hincha el estómago, sale el aire vaciando los pulmones totalmente, los músculos se aflojan, la energía se libera… Recréate en las sensaciones.

  • Aprende a distinguir una respiración de la otra. Saca bien el aire y después trata de tomarlo con el abdomen, sin que se eleve apenas nada el pecho. No te preocupes si los primeros días te confundes, no te sale bien, respiras peor que si no hicieras nada, o incluso te cansas un poco. Es normal en la primera fase de aprendizaje.

  • Si notaras una sensación de ahogo o mareo, vuelve a respirar normalmente.

  • Se recomienda tomar aire por la nariz y expulsarlo por la boca, pero también puedes hacerlo de otra forma si te resulta más cómodo, por ejemplo, tomando y expulsando el aire por la nariz.

PREPARACIÓN:

  • Coloca una mano encima del pecho y la otra en el estómago. Si lo prefieres puedes poner las dos manos en el abdomen.

  • Antes de empezar expulsa totalmente el aire de tus pulmones varias veces, por ejemplo, haciendo algunos suspiros o exhalando por la boca. Hacemos esto para vaciar bien los pulmones de aire residual, provocando así la necesidad en nuestro organismo de inspirar más profundamente.

  • Dirige tu atención al abdomen.

5. CONCLUSIONES


Con este sencillo método conseguirás acceder a un estado de relajación, siempre que el ritmo no se realice de forma incómoda para ti, por lo que es aconsejable que en las primeras ocasiones y hasta conseguir el ritmo ideal, realizar la respiración al ritmo que tu cuerpo lo pueda llevar a cabo sin ningún esfuerzo o incomodidad.

Gracias a la realización de forma continua de técnicas de relajación, respiración y meditación, se obtienen beneficios de refuerzo del sistema inmunológico, armonizando y sincronizando todas las funciones orgánicas, así como la regulación del equilibrio del medio interno, relajamiento neuronal, estabilización de la presión arterial, mayor agilidad, flexibilidad y vitalidad corporal, lo que repercute en una mayor longevidad. A nivel psíquico se obtiene un mayor equilibrio mental, claridad de pensamiento e incremento de la memoria e inteligencia, mayor nivel de autoconfianza y sobre todo, una agradable sensación de paz interior.


La respiración abdominal es una técnica de desactivación muy efectiva, y es un procedimiento que está en la base de otras muchas técnicas de relajación. Podemos practicarla, sentados o de pie, en presencia o cercanía de otras personas, de forma totalmente desapercibida. Es además una técnica sencilla: no requiere para su práctica ningún tipo de aparato, ni ropa especial, ni largos periodos de tiempo disponibles para hacerla. Es fácil encontrar cinco minutos: espacios entre actividades, tiempos de espera, desplazamientos en transportes públicos, antes de ir a dormir, al levantarse,…


Practica esta respiración durante el tiempo que quieras. Puedes usarla para relajarte antes de dormir o para comenzar el día oxigenándote plenamente.


Fuente: https://psicoguias.com/respiracion-diafragmatica/

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo